La Cata del Barrio de la Estación

publicado en: DE RUTA CON JUNGUI | 0
Comparte este artículo en tus redes sociales Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+

El pasado fin de semana tuvimos el placer de acudir a la tercera edición de La Cata del Barrio de la Estación. 

Este evento enológico se celebra en el corazón del vino Rioja, exactamente en Haro (La Rioja) en el entorno de la estación de tren donde se concentran bodegas como: Bodegas Roda, Bodegas Bilbaínas – Viña Pomal, R. López de Heredia – Viña Tondonia, C.V.N.E., Muga, La Rioja Alta, S.A. y Gómez Cruzado. 

bodegas
Esta edición duró dos días, el 16 y el 18 de junio, y durante ambos días las bodegas realizaron diferentes actividades como exposiciones, proyecciones, visitas, catas, y masterclass. 

Además, en cada bodega se puede catar sus mejores vinos. 

Bodegas y sus vinos

En Muga catamos varios vinos pero los que más nos gustaron fueron sus cavas, en concreto el rosado, el cual se caracteriza por su acidez. 

En C.V.N.E. pudimos probar el Monopole y la reinvención del Monopole Clásico. Esta nueva versión de Monople Clásico tiene un color amarillo pajizo con tonos dorados. Es muy complejo en nariz porque se pueden apreciar aromas a pera, manzana, flores blancas, frutos secos y especias. En boca posee un sabor suave, con una acidez elegante y fresco. Aunque los vinos que más nos llamaron la atención de esta bodega son Contino Reserva y Contino Blanco. 

Después acudimos a Bodegas Bilbaínas – Viña Pomal donde probamos el vino que maduró en las barricas tatuadas, evento al que acudimos el año pasado: Compromiso. Se trata de un vino con un color granate con ribetes azulados, con aromas a fruta roja, a flores y a vainilla. En boca es muy amable, fresco pero vivo, con un retro gusto persistente a fruta.  Aunque también nos encantó el Cava Viña Pomal Blanc de Noirs Reserva por su frescura y su sabor suave y equilibrado. 

Una vez en Bodegas Roda, catamos los cuatro tintos: Sela, Roda, Roda I y Cirsion. Sin duda, si tenemos que escoger nos quedamos con este último por su color rojo intenso, su aromas a arándanos y frambuesas. Y por supuesto, por su amplio sabor, con sus notas a fruta y a especias. Tiene un retro gusto largo pero equilibrado. Además, en esta bodega nos permitieron el acceso a ver sus calados. Un experiencia única y completa. 

En Gómez Cruzado pudimos ver parte de su bodega y catar algunos vinos pero el que más nos llamó la atención fue Cerro la Cuevas ya que tiene un sabor muy intenso con notas a frutas negras y a regaliz. Con cierta acidez pero potente y equilibrado. 

Y por último acudimos a R. López de Heredia – Viña Tondonia donde nos sorprendió su decoración. Allí catamos varios pero Gran Reserva 904 nos pareció el más interesante. Es un vino con un color rojo muy limpio y brillante. En nariz es complejo, aparecen notas a canela, vainilla y chocolate. Su sabor es dulce con notas a cedro, especias y licor de cereza. 

Gastronomía

Además de poder catar los vinos de estas siete bodegas también disfrutamos de platillos hechos por Francis Paniego, los Hermanos Echapresto y Juan Ángel Rodrigálvarez. 

Un placer poder acudir otro año más a este gran evento donde tuvimos el placer de conocer vinazos que se han convertido en favoritos.