Crusoe Treasure; Vinos Submarinos

publicado en: Curiosidades con Jungui | 0
Comparte este artículo en tus redes sociales Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+

¿Vinos submarinos? ¿una bodega situada en el lecho marino? ¿vino y fauna conviviendo en el mismo entorno y aprovechando esta extraña simbiosis? ¿es posible todo esto?

Así es, desde Crusoe Treasure, bodega situada en Plencia (Bizkaia) se crean estos vinos bajo la superficie del mar Cantábrico en concreto en una zona de la bahía con unos 500 m² de extensión, lo cual la hace única en el mundo.

El director general de la bodega, Borja Saracho creó el concepto de lo que llegaría a ser un proyecto muy ambicioso y con muchas horas de trabajo a las espaldas llegó a dar paso, junto a su socio José Antonio Sáez de Ocáriz, del grupo de emprendedores Init, la primera (y hasta la fecha única) bodega submarina que vió la luz en el año 2009 como un laboratorio para estudiar la biodiversidad de la vida marina y el envejecimiento de las bebidas alcohólicas debajo del agua. Realizaron varias pruebas con otros vinos donados de bodegas de España y con el paso del tiempo generaron su propia marca de vinos.

El proceso que llevan a cabo es bastante peculiar, tal como el concepto indica; la estructura de la bodega esta formada por bloques de hormigón con rejas para la circulación de las corrientes marinas, no solo eso sino que la estructura se ha convertido en un arrecife artificial donde las botellas de vino y la fauna marina conviven en perfecta armonía. Durante todo el año se toman muestras de la vida marina, fotografías, muestreos, etc y se van comparando año tras año, hasta llegar al presente donde se han llegado a contabilizar unas 1500 especies conviviendo en el “arrecife”.

Pero volviendo al vino, en Crusoe Treasure tienen capacidad para elaborar unas 10.000 botellas al año, y según Antonio Palacios, el enólogo de la firma, lo que las hace realmente especiales es que en las condiciones en las que se mantiene el vino, evoluciona de un modo muy positivo consiguiendo una transformación química que se muestra en el aroma y color instenso del vino pero lo hacen muy sedoso en su cata, resumiéndolo brevemente, mantiene las cualidades de un vino joven (aroma y color) junto a las de un vino de larga crianza, sedoso al paladar integrando los taninos.

En la bodega trabajan con dos tipos de vinos distintos, uno de la zona Rioja y otro Ribera del Duero mas debido al proceso entre oleajes, ausencia de luz, la gravedad o las mareas por el influjo lunar, la evolución es totalmente única y diferente, mientras que un vino terrestre se cría en quietud y silencio en Crusoe Treasure lo exponen a todo lo contrario; la cinética, la energía, desasosiego.

Por último mencionar que desde su pagina web Crusoe Treasure se pueden acceder a visitas y catas que el equipo realiza en barco en pleno mar Cantábrico así como adquirir este peculiar vino que agradará tanto a aficionados como a los expertos en el mundo de la enología.

Información extraída de El País 31/10/18 por Álex Ayala Ugarte y Entrevista en Youtube a través del Canal Ecológico a Borja Saracho.