¿Cómo comprar un vino?

publicado en: Curiosidades con Jungui | 0
Comparte este artículo en tus redes sociales Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Un amigo o familiar nos ha invitado a cenar en su casa y, al preguntarle cuál es el número de su portal y en qué piso vive (porque se nos ha olvidado de las pocas veces que nos invita), nos recuerda que debemos ir al número 24 de una determinada calle y llamar con el codo al 3ºC. Después, nos indica que debemos subir unas escaleras hasta llegar al descansillo y ahí pulsaremos con el codo el botón del ascensor. De la misma forma, pulsaremos con el codo el número 3 y, al llegar, nos dice que, al salir del ascensor, tenemos que girar a la derecha y llamar con el codo al timbre que hay al fondo del pasillo.
Nuestra primera pregunta es… ¿pero por qué todo lo tengo que hacer con el codo? Su respuesta, lapidaria, “porque las manos las vas a tener ocupadas con la caja de vino”.

Ahora nos surge una segunda pregunta, ¿qué vino debo comprar y dónde? El lugar donde se compra es fundamental ya que el vino es una bebida que nace, evoluciona, madura y decrece. Cada botella se comporta de una forma muy diferente a otra, incluso si ambas son de la misma marca y año, dependiendo de los factores que afectaron su almacenamiento.
Cuando un vino llega a saber mal puede ser por dos causas fundamentalmente: por la manera en que fue elaborado o por la forma inapropiada en que se conservó.
Antes de comprar un vino, es muy recomendable preguntar sus características al vendedor, tales como sabores, estilo y la mejor forma de acompañarlo. Desgraciadamente, no todos los vendedores tienen la preparación para responder nuestras inquietudes. Por ello, conforme evolucionemos como mercado, la demanda por una mejor capacitación de quienes lo venden será una constante.

tiendavinos

El lugar donde vayamos a comprar el vino deberá contar con condiciones óptimas para la conservación de las botellas de vino:
1) Temperaturas constantes no superiores a los 20 grados
2) Ausencia de luz solar o lámparas tipo luz de día
3) Que no haya vibraciones ni movimientos constantes de botellas
4) Humedad relativa dentro de los rangos de 60% a 80%
5) Posición horizontal de las botellas que contengan tapón de corcho natural
6) Evitar que las botellas estén cerca de aromas intensos ajenos al vino que pudieran afectar su sabor

Una vez que seleccionado el lugar donde vamos a comprar nuestros vinos, las botellas jamás deberán tener las siguientes características: tapón salido o abombado, tapón sumido, manchas en el cuello y/o boca de la botella.

Por último, recomendamos tener en cuenta las siguientes observaciones en el momento de comprar una botella de vino:
1) No comprar nunca una caja si no hemos probado antes, cuando menos, una botella de ese vino
2) Comprar lo que vayamos a necesitar en un plazo de una semana antes del evento en el que pensemos beber el vino
3) Los vinos no duran para siempre: cuanto más baratos, deben consumirse más jóvenes
4) Las botellas sin polvo pueden ser las que se colocaron recientemente en la góndola de exhibición

La mejor forma de aprender de vinos es bebiéndolos. Arriesguémonos a probar nuevas opciones que no conozcamos, teniendo siempre en cuenta las anteriores recomendaciones. El juez más severo es nuestro paladar, guiémonos por él y disfrutemos del vino que hemos comprado.

José Ignacio Junguitu
JUNGUITU ¿Hablamos de Vino?
Teléfono: 902 366 137 y 941 30 34 86

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.